Blog >
TIEMPO DE BÚSQUEDA
December 26, 2019, 9:40 AM

¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? – Mateo 2:2

El bullicio de la mañana de Navidad llegó y se fue. El papel de regalos ha sido descartado. Las fiestas de Navidad han sido disfrutadas.

¿Ahora qué?

Después de Navidad debe ser nuestro tiempo de búsqueda. Como los pastores. Como los magos del oriente. La gente de este mundo debe estar desesperadamente buscando a Aquel que ha venido.

Los pastores siguieron las instrucciones de los ángeles para encontrar a Jesús. Los magos siguieron una estrella brillante en el cielo nocturno. Todos los que buscaron al Dios hecho carne lo encontraron. ¿Por qué? Porque así lo prometió Dios

“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

 

Los Pastores.

Los pastores no esperaron. No les preocupaba lo que les pasaría a sus ovejas. Sabían que encontrar a Jesús era más importante. La biblia dice cómo lo hicieron: “Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lucas 2:16). Se apresuraron. No dejaron que nada les impidiera venir a Jesús. No dejaron que su trabajo se lo impidiera. Inmediatamente fueron. Lo buscaron de todo corazón y lo hallaron, tal y como Jeremías 29:13 lo prometió.

 

Los Magos del Oriente.

Dejaron sus hogares, se despidieron de sus familias, se subieron a sus camellos y se dirigieron al oeste desde Babilonia. Viajaron a través de tierras baldías del desierto por unas seiscientas millas. Se enfrentaron al calor y al frío. Se pusieron en peligro de ladrones. Viajaron durante semanas por la parte norte del desierto, cruzando el río Jordán, hasta llegar a Jerusalén, siguiendo la estrella que Dios había enviado para guiarlos. Fueron directamente a Jesús y le presentaron sus regalos. La biblia nos dice: “10 Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. 11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.” (Mateo 2:10-11)

¿Te imaginas las dificultades y los gastos de un viaje como este? Sin vehículos como los que tenemos hoy, sin carreteras pavimentadas, sin lugar para descansar y solo camellos para montar. Viajaron una distancia larguísima. Debió haberles tomado meses. Sin embargo, fueron. No dejaron que nada les impidiera venir a Jesús. Buscaron a Jesús con todo su corazón, y lo encontraron, tal y como Jeremías 29:13 lo prometió.

 

“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

 

Solo hay dos tipos de personas a la vista de Dios: aquellos que han encontrado a Jesús porque lo buscaron con todo su corazón y, aquellos que no lo encuentran porque no lo han buscado con todo su corazón.

¿Qué tal tu? ¿Estás buscando a Jesús con todo tu corazón? Si no lo estás haciendo, ¡es por eso que no lo has encontrado! ¡Es tan simple como eso!

 

“Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” (Mateo 7:8)


Post a Comment