¿Qué es Jesús para usted?

Es tiempo de ser honesto: ¿Qué es Jesús para usted? ¿Es su Señor y Salvador o es su amuleto de buena suerte? Recuerdo como la gente antes buscaba la buena suerte llevando una pata de conejo en su llavero o en su bolsillo o colgando del retrovisor del carro. Me temo que muchos hoy tratan a Jesús de la misma manera.

En amor, quisiera advertirles – ¡Hay peligros cuando se trata a Dios como si fuera un amuleto de buena suerte!

En 1 Samuel 4:1-11 el pueblo de Israel había estado... involucrado en una lucha contra los filisteos. Un nuevo ataque fue hecho por los filisteos que derrotó a los israelitas, y resultó en 4,000 víctimas. Los israelitas reconocieron la derrota como una señal de la desaprobación de Dios. Pero en lugar de examinar su culpa, arrepentirse y acudir al Señor, trataron de manipular a Dios para que sirviera a sus propósitos. Decidieron llevar el Arca de Dios a la batalla contra los filisteos, con la idea de que el Arca (la presencia de Dios) los haría invencibles. Pero otra vez Israel fue vencido en la batalla. Murieron 30,000 soldados israelitas, capturaron el arca de Dios, mataron a los hijos de Elí (su líder), y causó la muerte del mismo Elí. Cometieron el error de pensar que porque llevaban el nombre del pueblo de Dios y poseían los símbolos de la presencia de Dios, estaban al mando del poder de Dios. Se habían engañado a sí mismos pensando que, por ser pueblo de Dios, Él les daría todo lo que ellos quisieran.

¿Será que en nuestros tiempos la gente está cayendo en el mismo mal hábito?

Cuando oramos, ¿buscamos la dirección y voluntad de Dios o tratamos a Dios como si fuera un “genio” que tiene que conceder nuestros deseos?

La Biblia, ¿consideramos los posibles cursos de acción a la luz de las Escrituras, o simplemente tenemos la Biblia como decoración?

La iglesia, ¿nos congregamos consistentemente con el propósito de hacer lo que a Dios le agrada y para la mutua edificación, o vamos a la iglesia cuando no tenemos nada “más importante” que hacer.

Nuestras vidas, ¿examinamos nuestras motivaciones y evaluamos nuestras acciones con la verdad transformadora de Dios o simplemente nos decoramos con símbolos “cristianos”?

Mis queridos hermanos, tomen un tiempo para ser honestos consigo mismo y tengan mucho cuidado de caer en el error de buscar a Dios sólo por lo que podemos recibir de Él. ¡Hay peligros cuando se trata a Dios como si fuera un amuleto de buena suerte!

El Señor quiere tener una relación verdadera con nosotros y nos ama tanto que su vida dio por nosotros. Él nos invita para que verdaderamente confiemos en Él, que le amemos y conozcamos como nuestro Señor y Salvador personal.

Pastor Gabriel Mejías

Post a Comment